Educación contra la Transfobia

Con motivo del Día Internacional contra la LGBTfobia os proponemos una serie libros y películas para trabajar la diversidad y la identidad sexual en el aula.
Empezamos con libros para los más  jóvenes como Para Nina. Un diario sobre la identidad sexual  de Enrique Torralba y  Javier Malpica de Ediciones el Naranjo.
Eduardo está a punto de cumplir los 18 años y finalmente, tras haber dejado pasar 10 años sin haber tocado el cuaderno que sería su diario, se decide a escribir y relatar lo que sucede en su vida y dar a conocer a Victoria, la mujer que vive atrapada en su cuerpo de hombre y que ya no permanecerá más encubierta.
Aún cuando el subtítulo de este libro hace hincapié en la identidad sexual, en especial al hecho de que Eduardo/Victoria se asume como transexual, este escrito muestra las inquietudes y vivencias de un joven en el mundo de hoy. Sus reflexiones y su maduración, muy atadas al hecho de conocerse a sí mismo y aceptarse como la persona que es, bien pueden identificar a muchos jóvenes que viven ocultando distintos rasgos de su personalidad.
 Javier Malpica, autor de este libro, trata el tema de la transexualidad de una manera muy fina y libre de todo morbo o estereotipos. Los personajes de este diario de vida representan distintas alternativas de enfrentar la vida y, por lo tanto, invitan a una reflexión amplia que ayuda a dibujar el círculo de tendencias o influencias que rodean al protagonista y que lo van convirtiendo en quien realmente es: una madre conservadora, autoritaria, egoísta y concentrada en sus propios intereses, pero con un pasado oculto no exento de dolor. Una hermana que está lejos de ser la figura femenina y recatada que su madre esperaba, si no que muy por el contrario no teme atreverse a seguir sus impulsos y motivaciones en la vida y que, por lo tanto, jamás se traiciona a sí misma…
 Es el turno de Julia, la niña que tenía sobra de chico.
 
Julia es una niña que no hace las cosas «como todo el mundo», según le dicen continuamente sus papás: «eres igual que un chico». Hasta que un día descubre que su sombra no es de niña, sino de muchacho, y por ello busca un lugar en donde no tener sombra, y en esa búsqueda encontrará un amigo con el que compartir su tristeza.
Publicado en España, en 1980, en la colección La Sonrisa que Muerde de la Editorial Lumen, con el título Clara, la niña que tenía sombra de niño, con algunas páginas censuradas, este libro (editado inicialmente en Francia, en 1976) aparece de nuevo, en su versión íntegra, en el mismo formato en el que lo recuperó Editions Être en 1997, escrito por Christian Bruel e ilustrado por Anne Bozellec, con la colaboración para esta edición de Anne Galland.
Una vindicación sobre el derecho al reconocimiento de las señas personales de identidad en la infancia es la idea central de esta sutil obra, de una belleza austera, con un texto que se desliza entre la ironía y la ternura, y unas ilustraciones a línea negra sobre fondos blancos. Las composiciones tipográficas, sobre rojo, conforman un álbum de rara belleza, para lectores de todas las edades.
Vamos ahora con libros que pueden ser de ayuda a educador@s y a persona que quieran indagar más sobre el tema, libros como Transexualidad, adolescencia y educación: miradas multidisciplinares de Octavio Moreno y Luis Puche.
La presente recopilación de textos se suma a los debates que se están produciendo en la actualidad en torno a la cuestión trans (transexual, transgénero) y, muy especialmente, en torno a su presencia en el ámbito de la educación.
Es un hecho que la institución escolar sigue contribuyendo a convertir la diversidad sexual y de género en desigualdad. Las personas trans suponen un desafío para la normativa de género que impera en los centros educativos (al igual que en el resto de la sociedad) al encarnar una ruptura inesperada de las barreras infranqueables que separan a la población desde la infancia en dos categorías sexuales, hombres y mujeres, perfectamente diferenciadas y jerarquizadas. Cuando esta ruptura tiene lugar en la escuela, desencadena situaciones de violencia y acoso escolar de carácter transfóbico, que, aunque puedan parecer insignificantes en lo cuantitativo (afectan a una minoría), cualitativamente no lo son: ni por el sufrimiento individual que generan ni por la regulación social excluyente a la que obedecen. La reflexión sobre la vivencia trans en el marco educativo resulta, de hecho, estratégica porque permite desvelar y analizar el funcionamiento de una serie de mecanismos disciplinarios en torno al género que afectan a toda la comunidad educativa y que la mayor parte del tiempo permanecen invisibilizados.
Este libro es fruto de un compromiso teórico-práctico de clara vocación pública. Por una parte, en él se recoge un conjunto de análisis disciplinares que abordan desde un punto de vista teórico asuntos tan diversos como los procesos de adquisición de la identidad de género en la infancia y la adolescencia, su patologización en el caso de las identidades trans, las diferentes dimensiones de la transfobia o la apuesta por la inclusión de la diversidad afectivo-sexual y de género en la escuela. Por otra, busca aportar herramientas prácticas y difundir un conocimiento que resulte útil para los agentes sociales implicados en la transformación del sistema educativo. Todo ello desde una perspectiva multidisciplinar que incluye enfoques tan diversos como los de la antropología social, la sociología, la psicología, la biomedicina, el activismo LGBTQ, el trabajo social o las ciencias de la educación.
No puede faltar en este repaso el genial ensayo de J.A. Nieto Piñeroba Transexualidad, intersexualidad y dualidad de género de la Editorial Bellaterra.
El libro incide en el análisis y la evolución de lo que se presenta como paradigma emergente del transgénero, que radica en la renuncia a la reasignación genital, la denominada «cirugía de reasignación de sexo». Que en España, la «Ley 3/2007, de 15 de marzo» permitió el reconocimiento de su sustantividad jurídica.
Por otro lado, se argumenta en contra del modelo biomédico que reconoce la transexualidad como «trastorno de identidad de género». El trastorno, en consecuencia, se psiquiatriza y se etiqueta como «disforia de género». Con la consiguiente carga estigmatizadora para la persona trans al considerar y tratar su identidad como un trastorno mental. El autor se aleja de esa invención médica y aboga por la despsiquiatrización de la transexualidad y del transgénero.
De igual forma, un itinerario interpretativo social de la intersexualidad permite que la realidad intersexual no quede encorsetada en las estrechas paredes que vienen delimitadas por la clínica. En este sentido, el autor se decanta por una moratoria de la intervención quirúrgica hasta que la persona intersexual pueda decidir por sí misma.
En última instancia, se recoge una aspiración utópica –y como tal controvertible– que cuestiona el estático sistema binario de género y que, a su vez, permite el debate del sentido de su perpetuidad.
Continuamos con el séptimo arte y en concreto con la recién estrenada Tomboy, una maravillosa película de Céline Sciamma  que nos permitirá trabajar con nuestras chicas y chicos la identidad sexual y la aceptación de la diversidad.
Películas como estas ayudan a la sociedad a visibilizar a minorías tan escondidas y a valorar la diversidad como una riqueza y no como una amenaza. La situación de vulnerabilidad que viven las y los menores que no responden a las normativas de género no puede dejarnos impasibles.
No podemos olvidar en este repaso la argentina El último verano de la boytita de Julia Solomonoff donde se aborda la intersexualidad con un gran sensibilidad.
Y hasta aquí este repaso, pero no sin antes recomendaros pasar por la sección de RECURSOS EDUCATIVOS contra la TRANSFOBIA y VIDEOS contra la Transfobia de EducaTolerancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *