Dos niñas de 11 años se suicidaron tras sufrir bullying después de anunciar que eran novias

Oveja Rosa. Madissen Foxx Paulsen y Sophia Leaf-Abrahamson, ambas de 11 años de edad, se quitaron la vida con dos meses de diferencia tras sufrir acoso homofóbico en su colegio.

Ambas vivían en Dakota del Norte. Paulsen se disparó con la pistola de su padre en diciembre de 2017 y Leaf-Abrahamson se ahorcó a principios de 2018.

Ahora, sus padres, Angela Leaf y Shane Paulsen, hablan por primera vez para concienciar a otros padres y comparten con el Daily Mail que la pareja había sido intimidada en su escuela de secundaria después de que empezaran a llamarse “novias”. Y afirman que solo fueron conscientes del acoso después de que ambas niñas murieran.

“No sabía que había un problema hasta que desperté a un disparo el 2 de diciembre”, dijo Paulson. “Pensé que tenía una hija sana y feliz. Madissen era excelente en la escuela, incluso ganó el Premio de Ciudadanía Americana”. “Estoy tratando averiguar qué salió mal. Todavía vivo en el mismo apartamento donde se suicidó, así que no voy a casa a menudo”.

Las niñas se conocieron en quinto grado y se hicieron inseparables desde el primer día, dicen sus padres. “Hacían las mismas cosas”, dijo Leaf. “Cuando Sophia se cortó el pelo, poco después Madissen también lo hizo”.

Tanto Paulson como Leaf dicen que sus hijas les confesaron que estaban cuestionando su sexualidad y que tenían sentimientos una por la otra.

Sophia preguntó si podía hablar conmigo. Le dije que podía hablarme sobre cualquier cosa, que no tuviese miedo de hablar conmigo”, dijo Leaf. “Ella me contó, “Creo que me gustan las chicas. “Le dije que estaba bien”.

LGTBIfobia: cuando acudir al cole se convierte en un infierno

“Me preguntó si estaba “enfadada” y le dije que sería una gran hipócrita si no lo aceptaba ya que mi hermana es bisexual. Le dije que no hay manera de juzgarla porque es mi hija”. “Si ella y Madissen tenían esos sentimientos, para mí no suponía ningún problema“, agregó. “Es parte de la vida y amaba a mi hija de una manera u otra, sin importar nada más“.

“Madissen, Sophia y yo estábamos en un Burger King y mi hija señaló a Sophia y dijo: “Esta es mi novia y no hay nada que puedas hacer al respecto”, dijo Paulson. “Bromeé con ellas, “Bueno, no estáis durmiendo en la misma habitación esta noche”. Tenían 11, ¿cómo saben siquiera qué es el amor? Eran como mejores amigas”.

Mi hija cuestionó su identidad, pero no me importaba si estaba enamorada de las chicas o enamorada de los chicos“.

Los niños son frágiles y quieren ser aceptados. Cuando sus amigos se vuelven en contra de ellos, es una verdadera batalla. Llevan ese peso por dentro“, dijo. “Si algunos de sus amigos me hubiesen hablado antes de lo que sucedía, su muerte pudo haberse evitado”.

Tras de la muerte de Madissen, Leaf dice que Sophia sufría mucho y se le diagnosticó un trastorno de desregulación del estado de ánimo perturbador, una condición infantil de extrema irritabilidad, enojo y arrebatos de genio intenso. Ella estaba en terapia para lidiar con el trauma cuando murió, pero ni su madre ni sus proveedores de atención médica estaban preocupados de que ella fuera a suicidarse.

El motivo de que hablemos ahora es que “La escuela solo quiere que todo se olvide. No es el tipo de publicidad que quieren: dos niñas en el mismo grado, con dos meses de diferencia se suicidan y el acoso escolar podría haber sido un gran problema”, dijo Paulson. “Hay un problema real en esa escuela y lo puedo afirmar, porque sé que la intimidación continúa con otros niños y la gente mira para otro ladoEsperamos que con nuestras palabras se pueda concienciar sobre este problema y se evite el suicidio de más niños“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *