Discapacidad. La ONU pide “avanzar hacia la educación inclusiva”, para acabar con “el estigma y la discriminación” de las personas con discapacidad

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

La relatora especial de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, Catalina Devandas, defendió este miércoles en el Senado el modelo de educación inclusiva, y pidió a los países avanzar hacia un sistema en que todos los alumnos estén incluidos en la escuela ordinaria.

En su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Iberoamericanos de la Cámara Alta, Devandas declaró que “la segregación genera estigma y discriminación”, que “es el principal problema al que desde siempre nos hemos enfrentado las personas con discapacidad”.

Por eso, “tener una clase que sea espejo de la sociedad, en la que la discapacidad esté presente, es la manera de empezar a entender que la discapacidad forma parte de la vida”, subrayó.

Preguntada sobre la polémica entre escolarización en centros ordinarios o en centros especializados, la relatora de Naciones Unidas se mostró claramente a favor de los primeros. “Yo entiendo la preocupación de los padres, que es muy válida, de que sus niños no tengan los servicios de apoyo que necesitan en los centros ordinarios”, admitió. “Ahora bien, lo que tenemos que discutir es cómo generamos esos apoyos para que los niños” puedan disponer de los servicios de calidad que precisan. “Esa debería ser la discusión”, manifestó.

“El nivel de estrés y de tristeza que genera la segregación” resulta mucho más perjudicial, prosiguió, por lo que “la mirada debe ir hacia la educación inclusiva”.

LENGUAS DE SIGNOS

Devandas reclamó además que las lenguas de signos sean oficiales en todos los países, a fin de mejorar la inclusión de las personas con discapacidad auditiva y su acceso a bienes y servicios como la educación, la salud o el mercado laboral. A su juicio, sería “muy útil para acabar con el analfabetismo”, que afecta a gran parte de este colectivo en la región iberoamericana, que por ejemplo se manifiesta en su exclusión de los programas de salud.

Con todo, Devandas afirmó que “se ha avanzado mucho en el reconocimiento de las lenguas de signos” gracias a la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que han ratificado todos los países de la región menos dos.

Sin embargo, añadió, “queda mucho que hacer en cuanto a la profesionalización de intérpretes y profesionales, la estandarización de diccionarios y la certificación”. En su opinión, España podría desempeñar un papel decisivo en esta estandarización y ayudar a los países iberoamericanos a reforzar sus lenguas de signos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *