Denuncia el acoso escolar a su hijo de 5 años por llevar las uñas pintadas y desata una ola de solidaridad

Telecinco.- Cuando el pequeño Sam, de 5 años, salió de la escuela infantil en la ciudad estadounidense de Franklin, su madre se encontró con un niño bañado en lágrimas. No paraba de llorar porque sus compañeros y compañeras de clase se habían reído de sus uñas pintadas, le habían puesto motes y le dijeron que se lo quitara, que era algo de niñas. La indignación de su padre denunciando esta “masculinidad tóxica” en Twitter se ha hecho viral y ha desatado una enorme solidaridad con Sam.

 A Sam le gusta que su abuela, una esteticista retirada, le pinte las uñas de colores brillantes porque le parece bonito. Por eso llevó sus uñas pintada de rojo a la escuela ya que “no tiene absolutamente ningún concepto sobre si el esmalte de uñas es para niñas o si es un problema tener las uñas bonitas”, explica su padre, Aaron Gouveia, en un hilo en Twitter el que relata todo lo ocurrido.
Por eso, el hermano mayor de Sam, de 10 años, no dudó en pintarse las uñas en solidaridad con su hermano pequeño, y también lo hizo su padre. Aaron dice en uno de sus tuits que “sé que estos niños sólo están en la escuela infantil, pero esta mierda de masculinidad tóxica es aprendida. La mayor parte del tiempo se aprende de los padres. Así que, padres, espero que estéis orgullosos. Espero que esto sea lo que queríais. Espero que estéis satisfechos”.
Y añade, dirigiéndose a esos padres: “Espero que duermas bien esta noche sabiendo que el orden ha sido por lo menos parcialmente restaurado y las normas de género solidificadas para un niño pequeño cuya terrible infracción ha sido tener la audacia de llevar las uñas pintadas”.
Aaron relata cómo se le rompió el corazón cuando su hijo volvió a casa y le llamó al trabajo, entre sollozos. Su padre le dijo que nada de todo eso importaba, que lo único importante era si a él le gustaban sus uñas pintadas.
“Mi mujer y yo pasamos cinco años enseñando tolerancia, aceptación y la importancia de  expresarse y los niños deshicieron todo eso en un día de escuela. Ahora siente la vergüenza que desesperadamente queréis asociar con ser diferente”.
“Pero quiero que sepas que hablé con Sam y le dije que esos otros niños sólo están celosos de sus uñas. Le dije que llevara un esmalte aún más brillante mañana. Y le dije que le preguntara a estos chicos por qué están tan enfadados y que vea lo que dicen”.
“Le dije a Sam que podía quitarse el esmalte de uñas si quería, pero muchos chicos lo usan como Thor (@chrishemsworth) y el capitán Jack Sparrow. Preguntó si su jugador de fútbol favorito@robgronkowski. No estoy seguro, pero le dije que sí. Lo siento, Grind”, explica Aaron en la red social.
Después de una cuidadosa consideración, Sam decidió dejarse las uñas pintadas “porque le gusta y le hace sentir bien”. Sam eligió el color rojo porque “es bonito y de buena suerte para los @patriots“, su equipo favorito de fútbol americano. Entonces su hermano de 10 años también se pintó las uñas. Y también lo hizo su padre.
“Los padres intolerantes y sus descendientes se anotaron una victoria menor hoy pero no ganarán la guerra. Lo sé porque los Sams del mundo ya no van a sufrir esta mierda. De eso no tengo ninguna duda”, señalaba Aaron.
La respuesta a su hilo ha sido impresionante. Muchos padres y madres han mostrado su solidaridad y han explicado que también se pintan las uñas con sus hijos. Las respuestas han llegado también por parte del equipo de los Patriots y de  Rob gronkowski  y de la artista Tara Strong, que se ha ofrecido a ir a la escuela de Sam para hablar con los niños.
En el pueblo de Franklin, mucha gente se ha pintado las uñas en solidaridad con Sam, y también lo han hecho en diferentes escuelas. La respuesta ha sido tan grande que el propio Sam ha querido dar las gracias a todo el mundo por apoyarle:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *