Cuadernos de Análisis N.º 71 Compromiso con las Responsabilidades y Deberes Humanos en la Lucha contra la Intolerancia, Discriminación y Delitos de Odio

Compromiso con las Responsabilidades y Deberes Humanos en la lucha contra la intolerancia, discriminación y delitos de odio. 

Transitamos por un tiempo histórico caracterizado por una gran mutación en todos los órdenes de la vida. El pilotaje del mismo no parece visible para el común de la humanidad pues la exigencia de racionalidad al mismo sería una consecuencia frente a las incertidumbres que generan multitud de evoluciones, bien en las comunicaciones, desarrollo tecnológicos, inteligencia artificial, sea en distintos campos y como no, en todos los ámbitos, el político, el económico, el militar, la salud, la seguridad o en cualquier otro, así como en procesos como el desarrollo de la condición humana, el demográfico, el migratorio, en la relación social en todas las dimensiones, en la relación con la naturaleza o en cualquier otro que se establezca en nuestra actual existencia. Parece que la dinámica de acumulación de capital y de poder tiene existencia propia por encima de la determinación humana e incluso, esta tan asumido por la generalidad de las gentes que nadie cuestiona esa propia dinámica.

En un mundo que alcanza el umbral de los 8.000 millones de habitantes, donde lasguerras de todo tipo bañan el planeta, las pandemias, enfermedades y los desastres medio-ambientales nos acompañan, muchos provocados por los mismos seres humanos, donde la injusticia es poliédrica, la explotación de la persona se mantiene y agrava, donde las relaciones de dominación son sutiles y extraordinarias y afectan, de una u otra manera a la gran mayoría de los pobladores de la tierra que a su vez se enfrentan o nos enfrentan entre sí, manteniendo divisiones y conflictos que solo convienen a los grandes detentadores de poder y capital (hoy esencialmente financiero), en este nuestro mundo de hoy que es donde debemos ubicarnos sus pobladores, la pregunta que late en quienes buscan respuesta a tanta sin razón, es ¿qué debemos hacer?.

Descargatelo aqui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *