Cuadernos de Análisis 59. Monitorización de los Delitos de Odio

Cuaderno de Análisis 59. Monitorización de los Delitos de Odio.

Parece que lo que no se conoce no existe, según aprecia la sabiduría popular. Durante muchos años nuestras denuncias cayeron en saco roto por falta de reconocimiento del problema de los crímenes de odio. Así a la violencia racista o por odio ideológico, xenófobo, antisemita, homófobo, hacia personas sin hogar o cualquier otra expresión de intolerancia al diferente se la subjetivaba y se la denominaba eufemísticamente violencia de “tribus urbanas” o para más escarnio, violencia “juvenil” o violencia de “fiesteros”. Se palió gracias a la insistencia de Movimiento contra la Intolerancia cuando logramos, hace más de 20 años,
referenciarlos al menos como actos de violencia cometidos por “Grupos Urbanos Violentos”.
Sin embargo esta denominación, que persistente hasta hoy día, ocultaba la naturalezadel problema porque “las palabras no son las cosas”, como diría Foucault, al practicar con ellas unas construcciones que a veces por desconocimiento y otras por manipulación o falseamiento, acaban ocultando la realidad sobre la que hay que intervenir. La denominación necesaria, cual es “crimen de odio”, debe evidenciar en su significado la naturaleza del “nosotros contra los otros” y el “a por ellos” tan propio de turbas fanáticas que alientan y cometen actos de intolerancia.
Eso ha ocurrido con este término “delito” o “crimen de odio”, reconocido en el 2003por la OSCE y también anteriormente con el término “discurso de odio”, acuñado en el ámbito del Consejo de Europa en 1997. En España tuvimos que esperar a la creación delServicio de Delitos de Odio de la Fiscalía y a los Informes sobre Delitos de Odio del Ministerio del Interior para el reconocimiento oficial del problema, situándonos en el camino correcto al consolidar la intervención de las fiscalías y la aparición de los informes-seguimiento, que comenzaron en el 2014, algo que ya reclamábamos desde comienzos de los 90 y que durante todo este tiempo solo Movimiento contra la Intolerancia puso en marcha con su Informe Raxen; un informe de monitorización de hechos de racismo, xenofobia y otros incidentes relativos a delitos de odio, frente a todo tipo de indolencias, desprecios e indiferencias a nuestra labor, aunque contando con la ayuda de algunas instituciones europeas y españolas, como la Secretaría General de Migraciones y el INJUVE, que posibilitaron rastrear, detectar e intervenir frente a numerosos incidentes relativos a los discursos y delitos de odio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *