Condenan a la Junta por el acoso escolar a Alejandro, el menor de Olula del Río

Fuente: El Mundo
Fecha: 30/05/2018

El Juzgado de Menores de Almería ha condenado a la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía a indemnizar a Alejandro, el menor con una discapacidad leve que fue agredido por un compañero del IES Rosa Navarro de Olula del Río (Almería) y cuyo caso desveló EL MUNDO.

El juez ha impuesto al menor infractor condenado por estos hechos por un delito leve de lesiones el pago de una indemnización de 4.546,75 euros, al que deberán hacer frente de forma solidaria sus padres y la Delegación de Educación, así como la medida de libertad vigilada durante un periodo de seis meses.

Asimismo, el menor condenado deberá participar en sesiones de apoyo normativo familiar, un taller relacionado con el control de impulsos y “deseabilidad” social, y se le impone la prohibición de comunicarse con Alejandro por cualquier medio, y de aproximación al mismo, domicilio, lugar de estudio u otro en que se encuentre, a menos de 10 metros durante 6 meses.

Además, el juez ordena que se informe al IES Rosa Navarro de esta última medida para que lleve a cabo las medidas necesarias para hacer efectivas las prohibiciones de aproximación y comunicación impuestas.

El fallo, consultado por Efe y contra el que cabe recurso, recoge que los hechos tuvieron lugar sobre las 14.59 horas del 21 de septiembre de 2016, durante la clase de Educación Plástica cuando el menor acusado se “abalanzó” sin “mediar palabra”sobre Alejandro, que en ese momento tenía 12 años.

Añade que “con ánimo de atentar contra la integridad física”, le agarró con fuerza del cuello y lo empujó contra la pizarra, por lo que la víctima sufrió una contusión dorsal y otra lumbar, para cuya sanidad precisó de una primera asistencia facultativa.

“Junto a lo anterior, y dado que el mismo ya padecía una patología mental previa y sintomatología orgánica secundaria” tardó en curar un total de 60 días, y como secuela le ha quedado una “‘desestabilización de su patología mental previa’.

Respecto a la Delegación de Educación, el juez indica que “la Consejería de Educación, en general, y la Inspección y el Centro, en particular, tenían constancia de la situación de peligro en la que se encontraba el menor perjudicado (que ya sufrió una agresión anterior, meses antes) y que aconsejaban el cambio de clase”.

“Pero se consideró suficiente con las diversas medidas que se detallan en un informe, entre ellas la reubicación en el aula (..) pero no la medida que se reputa esencial, es decir, la consistente en dicho cambio de clase”, concluye el juez.

El abogado de la familia de Alejandro, Juan Padilla, ha valorado de forma positiva en declaraciones a Efe el fallo del Juzgado de Menores, al entender que “ha quedado acreditado que tanto la Junta como el IES Rosa Navarro no adoptaron las medidas oportunas“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *