Celaá plantea que se dé un portátil a cada alumno

La Razón.- Educación cree que estudiantes y profesores tienen que estar preparados si hay un nuevo confinamiento el próximo curso

El Ministerio de Educación y FP quiere que todos los alumnos tengan ordenador el próximo curso académico para seguir las clases, bien sea por que se les proporcione uno directamente o mediante la fórmula del préstamo. Es una de las propuestas recogidas en el documento «Orientaciones para la preparación de planes de contingencia para el curso 2020-21», que ha presentado a las comunidades autónomas y sindicatos y sobre el que se irán haciendo aportaciones.

El confinamiento ha puesto al descubierto que al menos un 12% de los alumnos se han quedado descolgados de las clases online por falta de medios o conexión a internet, a pesar que las distintas administraciones autonómicas, asociaciones, fundaciones y empresas han hecho donaciones de medios electrónicos. Pero no hace falta reparar en alumnos sólo de bajos recursos para constatar que, en el caso de familias con varios hijos, no todas cuentan con un dispositivo para cada uno de sus miembros. Y Educación no descarta que, a partir de septiembre, haya un nuevo confinamiento o que sea necesario alternar las clases presenciales con otras a distancia. De ahí que haya puesto sobre la mesa esta medida que ya en su día intentaron aplicar comunidades autónomas como Castilla-La Mancha que, en 2009, entregó a todos los alumnos de 5º de Primaria un ordenador portátil para llevar a cabo el proyecto Escuela 2.0 de digitalización de las aulas.

Sin embargo, no toda la comunidad educativa ve adecuada la propuesta. Mario Gutiérrez, presidente de CSIF Educación, cree que «hay que luchar contra la brecha digital, pero de manera rigurosa y no populista porque todo es viable con dinero, pero habría que ver el método y las formas, ya que el presupuesto en Educación tiene que ser para invertir, no para gastar».

El presidente del sindicato ANPE, Nicolás Fernández, cree que está bien que se proporcionen herramientas digitales a los alumnos, pero eso no deja de ser una medida provisional y complementaria porque la presencia del profesor es insustituible. El verdadero sentido de la educación se encuentra en la presencia directa del profesor en el aula».

En el documento, el departamento que dirige Isabel Celaá cree que, además de un ordenador por alumno, también se debe proporcionar conectividad, redes inalámbricas y acceso a plataformas educativas que permitan impartir clases a los alumnos, pero no habla de proporcionar ordenadores a los profesores para que, en caso de confinamiento, puedan proseguir con sus clases a distancia. La práctica totalidad de ellos han dispuesto de sus propios medios para seguir impartiendo las clases durante los meses del estado de alarma.

Eliminar la brecha digital y dotar de un ordenador y conexión a internet a los escolares españoles menores de 16 años en hogares sin estos medios tendría un coste de 45 millones de euros, según un estudio realizado por la UNED, el equivalente a construir un kilómetro y medio de línea de alta velocidad AVE.

En total serían 301.556 los hogares españoles en esta situación, el 6,5% del total, según datos de la Encuesta TIC-H del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2019. Andalucía sería la comunidad que necesitaría más inversión, (10,16 millones), mientras que Madrid, con un 4,1% de hogares sin internet ni ordenadores, debería invertir 3,83 millones para conectar 25.564 hogares.

 El plan Celaá para el próximo curso también prevé formación intensiva del profesorado para la utilización de recursos en línea y un plan de preparación del alumnado para el uso de herramientas digitales. Mientras, el entretenimiento digital de los menores ha aumentado durante el confinamiento. De lunes a viernes, los más pequeños las utilizan a diario casi cuatro horas, un 76% más que antes, según la plataforma «Empantallados».

Madrid pide que el lunes vuelvan los de la EVAU

Madrid ha pedido a Sanidad por escrito que permita volver a las aulas de manera presencial a los más de 30.000 alumnos que este año se presentan a las pruebas de la EVAU y que voluntariamente quieran acudir a repasar los contenidos. El lunes que viene Madrid seguiría estando en la fase uno de la desescalada y el retorno a las aulas no está previsto hasta la fase dos, por eso se pide que, excepcionalmente, se conceda este permiso. De no ser así, los alumnos madrileños no volverán hasta septiembre. Sólo regresarán con cita previa o en grupos reducidos los estudiantes de Primaria descolgados de las clase online, si lo decide el tutor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *