Carlos Peralta, una VOZ del deporte contra la homofobia

Marca.No es normal que cualquier jugador de futbol diga que se siente mujer, simplemente porque se siente, y con esa declaración pudiera entrar en un equipo femenino, en el vestuario (…)” Con argumentos de este calado el único senador de la formación política VOX impidió la semana pasada, con su solitaria negativa, que saliera adelante una declaración institucional de la Cámara Alta contra la discriminación y los ataques en el deporte al colectivo gay, transexual y bisexual.

Señales como esas son las que han decidido al nadador olímpico Carlos Peralta, ocho veces plusmarquista español de los 200 metros mariposa, aceptar la propuesta para formar parte de la candidatura en Málaga del PSOE a las Municipales. Peralta, que el pasado junio hizo pública su homosexualidad, cierra la lista electoral en el puesto 31, como independiente.

“Lo lees y no te lo crees; te deja frío”, admite Peralta. “Pero no me sorprende porque conocemos cuál es la filosofía que defienden. No son conscientes de la discriminación que aún hay porque ellos no lo han sufrido”.

El nadador malagueño se ha convertido en una de las caras visibles del colectivo LGTBi en el deporte español desde que desveló su condición. “No lo iba buscando, pero creo que tengo una responsabilidad. Somos pocos los que hemos dado el paso adelante y nos convertimos en referentes”. Calcula que recibió más de quinientos mensajes de deportistas que son objeto de actitudes homófobas. También le ha acarreado algún episodio desagradable, como laintimidación que sufrió el pasado agosto estando de vacaciones en Torremolinos, por un sujeto que le reconoció. “Lo que no me había pasado como deportista me sucedió en plena calle”, recuerda.

Recién graduado en Medicina, Peralta ha abandonado durante unos meses los entrenamientos. Su última competición la disputó el pasado diciembre, en la Liga de Clubes. Mientras realiza másters en gestión clínica, hospitalaria y medicina deportiva, ha empezado a ejercer y acompañará como médico a la delegación española a los Special Olympics que se disputan en marzo en Dubai. Esa actividad profesional le impide preparar los Campeonatos de España Open, clasificatorios para los Mundiales. “Me encantaría preparar los Juegos de Tokio. A partir de abril veré lo que hago porque como médico puedo ganar cinco veces más que como deportista, que no recibe ayudas, y hay que ser realista”, explica.

No obstante, no se plantea desvincularse de la natación. Es miembro de la Asamblea de la Federación Española y de su Comisión Delegada en representación de los deportistas. “Se que mucha gente se alegraría de que me distancie temporalmente de la natación”, asume Peralta, que no sintonizó bien con los cargos directivos y técnicos de la Federación. En alguna ocasión se quedó fuera de grandes competiciones o le fue retirada la beca de residente en el CAR de Madrid por decisiones discreccionales.

“Siempre he sido crítico y me expongo”, reconoce, como lo hará ahora en la política. Asegura que no ambiciona “calentar ningún sillón”. Su porvenir está en la medicina, aunque le atrae la gestión. “Nunca he tenido una posición muy marcada”, admite Peralta, “pero tal y como se está desarrollando las cosas últimamente y como algunos pretenden recortar las libertades que hemos ganado a pulso con un discurso del miedo me ha hecho adoptar este compromiso como vía para frenarlo en mi tierra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *