Autorretrato de una víctima de bullying

La Vanguardia.- La fotógrafa Laura García explica en primera persona cómo se vive el acoso escolar y denuncia la actitud de “padres, madres, profesores, colegios e institutos ciegos”

“#StopBullying”. Así es como titula su fotografía “social / protesta” la lectora Laura García (LauriPhoto), quien no solo ha querido compartir su autorretrato en Las Fotos de los Lectores de La Vanguardia, sino que, tras ser una víctima más, su intención es contribuir a “la concienciación” sobre el acoso escolar, por lo que la acompaña del siguiente texto:

#StopBullying

“Es más ciego el que no quiere ver”

“No es fácil escribir sobre este tema, sobre todo si lo has vivido en tu piel, quizá tan difícil como que llevo una semana para poder publicar una foto de esta serie, realizada un viernes 20 de septiembre de 2019”.

“Visto desde fuera, hasta parece no ser grave, desde la barrera de la ignorancia todo se resume en un “es cosa de niños” o “pasa página” o “no les hagas caso”, pero hay heridas, pensamientos, sentimientos, que quizá sea muy difícil reparar, porque un niño no deja de serlo, un niño igual aprende lo malo, como lo bueno, igual aprende a ser fuerte, que le destrozan su personalidad, al igual que es una “esponja” que absorbe todo conocimiento y aprendizaje, también absorbe que no es nadie, ni lo será”.

“Me gustaría concienciar a padres, profesores y niños sobre un tema, demasiado antiguo pero que ahora le han cambiado el nombre: Bullying le hacen llamar, ¡vaya! Qué novedad… Por desgracia un tema que siempre ha existido, pero que algunos padres, colegios y profesores, no han querido ver, y digo no han querido, porque es la realidad. Antes era acoso escolar, ahora en inglés suena más guay, más moderno ¿verdad?”.

“Tampoco son esos los niños que odiaban ir al cole e instituto y tampoco los que toda su vida es un cúmulo de inseguridades. Esos niños tampoco han sentido la soledad, ni los que no recibían notas bonitas el 14 de febrero, sino fotos humillantes o los ahora llamados “memes”, pero antes en papel”.

“Sus niños no son esos los que borrarían sus primeros 18 años de vida, ni tampoco son los que su autoestima les hace creer que nunca serán capaces de nada, ni tampoco creen que hacen nada bien, a pesar de ver buenos resultados”.

“En definitiva, sus niños son PERFECTOS, sus niños no han sabido lo que es ser víctima de cole e instituto, ni de algún profesor. Niños que tienen miles de fotos y recuerdos de su época escolar, otros en cambio no nos queda nada”.

“Mi único buen recuerdo de todo aquello son dos o tres fotos que revelé en un laboratorio, momento en el que supe por fin lo que era la magia, la calma, la paz en aquella habitación oscura y con luz roja, que apenas dejaba ver y con ese olor a líquidos que yo llamo mágicos”.

“Una vez entrabas allí todo lo malo era olvidado por un rato, donde los demonios desaparecían, pero sólo por ese rato, gracias a la única clase que era capaz de emborracharme, “dibujo” donde aprendías un poco sobre arte, y con suerte sobre fotografía”.

“Mi primer contacto con algo que jamás pensé formaría gran parte de mí. Por eso, con mi amor por la fotografía y por lo que me permite expresar, quiero decir STOP BULLYING, dedicado a padres, madres, profesores, colegios e institutos ciegos”.

La fotografía

Datos técnicos del autorretrato

■ Doble exposición: F16 10” iso 200 43 mm

■ Canon 700D+18-55 mm

■ Autorretrato mezclando luz de flash integrado+ luz cenital de techo. Disparo con retardo 10 segundos, en el que dejé la habitación a oscuras casi completamente, la cámara no veía nada. Flash integrado -2ev que dispara con sincro primera cortinilla, una vez se dispara el flash me retiro del plano y enciendo la luz de techo hasta que acabe la foto, lo cual podrían ser 8” de exposición con luz cenital, para seguir exponiendo los folios que había pegados en la pared que utilizo como fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *