Así pillaron a los santeros de Badalona que sacrificaban decenas de animales a la semana

El Periódico.- La Guardia Urbana ha imputado a cuatro personas por un delito muy grave de maltrato animal

La ONG AnimaNaturalis fue quien destapó el caso, alertada por las sospechas de un vecino

Decenas de animales han sido sacrificados en los últimos meses en dos viviendas colindantes de un bloque de pisos del barrio de Canyadó, en Badalona. Esta es la conclusión a la que llegó la oenegé animalista, AnimaNaturalis, tras investigar el edificio y comprobar cómo, semanalmente, varias personas entraban en dos domicilios particulares con animales de granja enjaulados y se deshacían de sus cuerpos degollados y decapitados en un contenedor cercano.

El presunto autor de esta matanza es un conocido santero, originario de Argentina, en connivencia con una mujer y otros dos hombres de nacionalidad española que habrían sido los encargados de proporcionarle decenas de gallinas, palomas, codornices y hasta corderos recién nacidos. El objetivo era llevar a cabo rituales de sangre, muy extendidos en el culto de la santería.

El pasado 23 de octubre, la Guardia Urbana de Badalona detuvo ‘in extremis’ el sacrificio de 13 animales, y ahora la banda se enfrenta a cargos tipificados como muy graves en la ley de bienestar animal de Catalunya. AnimaNaturalis también se personará como acusación popular para pedir la pena más alta, que podría ser de hasta 18 meses de prisión.

Sacrificios semanales

“Desconocemos cuánto tiempo llevan realizándose los rituales, pero el santero tiene los dos pisos – donde sacrificaba a los animales – en propiedad desde hace más de 10 años”, explica, en declaraciones para EL PERIÓDICO, la agente de la Guardia Urbana que ha llevado el caso, Valeska Alvarado. En todo este tiempo, ningún vecino del bloque abrió la boca. “Tampoco hubo denuncia alguna de los clientes, sino se les habría podido imputar, también, un delito de estafa”, lamenta la policía.

Sin embargo, estas idas y venidas con animales no pasaron desapercibidas a un testigo, quien dio la voz de alarma a AnimaNaturalis, que decidió actuar por su cuenta, hace un año. “Organizamos una vigilancia porque necesitábamos pruebas para llevar a la policía. La oportunidad llegó durante el desconfinamiento, cuando descubrimos que el ritual se llevaba a cabo cada viernes”, describe la directora de la oenegé, Aïda Gascón.

Los voluntarios observaron que la banda se deshacía de los cuerpos, aún calientes, en bolsas de basura. Entre ellos había corderos decapitados, aún con el cordón umbilical.

Lo más paradójico es que en una entrevista colgada en internet el propio santero de Badalona confiesa que el sacrificio animal supone “solo” un 10% de la santería. Un hecho que no se corresponde con las pruebas recopiladas ya que, según la oenegé, esta práctica se estaría llevando a cabo desde hace, “como mínimo”, cinco años. Asimismo, también abre otra incógnita sobre si los establecimientos que vendían animales vivos a la banda, serían (o no) conocedores del fin que le esperaba al ganado y al averío.

Negocio lucrativo

A pesar de que los llamados rituales de sangre son ilegales en Catalunya, hay quienes han visto en ello un negocio muy lucrativo. Se pueden encontrar anuncios en páginas de Internet como, por ejemplo, en Milanuncios.com. “Hay clientes que pagan mucho dinero para hacer amarres de amor, encontrar trabajo o curar una enfermedad. Es una estafa en toda regla”, denuncia Gascón. “Durante nuestra investigación descubrimos un caso de una persona que llegó a pagar hasta 30.000 euros para recuperar a su expareja. El santero le había pedido esta cantidad porque, supuestamente, para hacer el ritual debía viajar a África a matar cuatro cocodrilos”, añade.

“Lamentablemente, muchos desconocen la normativa y piensan que estos sacrificios entran dentro de la libertad religiosa cuando no es así”, resume la agente Alvarado. Los animales rescatados ‘in extremis’ de las garras de la banda de Badalona han sido llevados a la Fundación Santuario Gaia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *