Aragón estudia crear equipos de convivencia en los centros educativos

Fuente: Heraldo de Aragón
Fecha: 04/04/2017

Un responsable de convivencia en los centros, una ‘app’ de denuncia y una red de escuelas ‘Tolerancia cero a la violencia’. Estas son algunas de las propuestas que presentó el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a las comunidades autónomas para luchar contra el acoso escolar. No obstante, desde algunas consejerías se lamentó que no se tuvieran en cuenta los planes que se están llevando a cabo actualmente y que funcionan con bastante éxito.

Una de las cuestiones que más llamó la atención fue la propuesta de que existiera un responsable de convivencia, es decir, una persona (generalmente un docente), que tuviera unas horas liberadas y que las invirtiera en detectar y prevenir posibles casos de acoso escolar, entre otros problemas de convivencia. De momento, según han especificado desde el Gobierno de Aragón, esta figura todavía no existe en la Comunidad. Lo que sí que está funcionando es que los alumnos actúen como mediadores en casos de acoso escolar. Esto es lo que hacen los ciberayundantes de Parque Goya.

No obstante, según han especificado los diferentes sindicatos consultados, el departamento de Educación, Cultura y Deporte de Aragón está trabajando en un nuevo decreto de inclusión, que se hace especial hincapié en la convivencia escolar, proponiendo la creación de “equipos de orientación educativa en convivencia escolar”. “Además, en los próximos meses se elaborará una orden específica en la que se abordará en profundidad el trabajo de estos equipos en los centros”, asegura Guillermo Herraiz, representante de Educación de CC. OO. Aragón.

“Con esta propuesta, que debería entrar en funcionamiento el próximo curso, nosotros entendemos que uno o varios docentes se encargarían de coordinar los problemas de convivencia que existan en cada centro. Por ello, apostamos por que la orden recoja una descarga horaria para estas personas, como ocurre con aquellos que se hacen cargo de la biblioteca o de los ordenadores del colegio o instituto”, explica Alfonso Zafra, representante de Enseñanza de CSIF Aragón. De este modo, añade, si hubiera una pelea en el recreo, el docente podría hablar con los alumnos, las familias y preparar diferentes propuestas para mejorar la convivencia.

Por su parte, desde UGT Aragón detallan un poco más la cuestión: “La idea es que esta persona forme parte de la comisión pedagógica del centro y que tenga liberadas las suficientes horas para que pueda llevar a cabo todas sus funciones, pero esto todavía se está negociando y no hay nada concreto”. Desde el departamento de Educación puntualizan que se está trabajando en modelos de convivencia, pero que todavía no están cerrados los detalles.

A pesar de estas nuevas propuestas, el Gobierno de Aragón tiene en marcha un plan integral contra el acoso desde el año pasado. Dentro de esta línea, se ha potenciado el peso de las comisiones de convivencia en los centros con la incorporación de los servicios de orientación (hasta hora las formaban el profesorado). Además, la asesoría de convivencia tiene nuevas funciones como el diseño de planes individualizados de intervención.

Otro de los cambios es la actualización de los protocolos de actuación. “Los nuevos suponen una simplificación de los procesos, una información rápida a las familias y un plan individualizado de cada caso, que sitúe las acciones que hay que hacer, quién debe de llevarlas a cabo, cómo y qué ámbito”, detallan desde el Gobierno de Aragón. Asimismo, también se está abordando un cambio normativo, en el que ya se habla de acoso escolar directamente, en vez de estar agrupado dentro de las conductas graves de convivencia en general. Según detallan desde CC. OO., se prevé que en los próximos meses se publique un nuevo protocolo contra el acoso escolar.

“Al mismo tiempo, se está elaborando un análisis de las fortalezas y las debilidades del sistema educativo aragonés en materia de convivencia escolar y especialmente de las situaciones de acoso escolar”, puntualizan desde departamento del Gobierno de Aragón.

Mejora de la convivencia

En la actualidad, unos 150 centros de Primaria y Secundaria están trabajando en la mejora de la convivencia, a través de programas de mediadores, inteligencia emocional o tutorías. “Hay que prevenir el acoso desde niños, por eso estas medidas están funcionando muy bien”, detalla Zafra. Al mismo tiempo, sostiene que lo más importante es concienciar tanto a los niños como a las familias desde que llegan a los centros. “Si esperas a Primaria o Secundaria es más difícil”, explica.

Otra de las cuestiones que también está teniendo bastante éxito para prevenir problemas de convivencia son las horas de tutoría. “Es algo beneficioso, ya que permite que los profesores conozcan mejor a su alumnado y sus inquietudes. De este modo, se puede detectar si hay algún problema o si ha habido algún cambio en su comportamiento”, señala María Martínez, representante de Educación de UGT Aragón.

Por su parte, desde STEA valoran de manera positiva todas las actuaciones, pero reclaman más medidas para detectar los casos de acoso en su estadios iniciales: “Hace falta aumentar el número de profesionales dedicados a ello y reducir las ratios, para que los profesores puedan tener un mayor control de sus alumnos”.

Más de 300 llamadas en un año

Con el cambio normativo también se puso en marcha un teléfono específico para luchar del acoso escolar (900 100 456), que lleva funcionando desde mayo. Según los últimos datos facilitados por el departamento de Educación del Gobierno de Aragón, en ocho meses se habían recibido un total de 335 llamadas, la mayoría de familias, alumnos o docentes que buscaban información sobre el acoso. No obstante, en 56 de ellas se ha detectado un “posible caso de acoso escolar” por lo que se inició el protocolo previsto.

En estos casos, en una plazo de 48 horas, la asesoría de convivencia contacta con la familia del menor para iniciar la intervención. “También desde el 112 y los centros de salud y servicios sociales derivan a menores cuando detectan un posible caso de acoso, por lo tanto, existe un alto grado de coordinación entre las administraciones públicas”, detallan desde la consejería.

“Esta medida, como otras de las que propone ahora el Ministerio, ya están en funcionamiento en Aragón”, recalca Martínez. Ejemplo de ello es que el teléfono contra el acaso del Ministerio se puso en marcha en noviembre de 2016 (desde entonces ya se han recibido 13.844 llamadas, de las cuales 5.014 son potenciales casos de acoso escolar). Esta opinión también la comparte Zafra, quién considera que algunas ideas, como la del responsable de convivencia, son positivas y pueden funcionar bien; pero que la gran mayoría ya se estaban estudiando y poniendo en marcha en las diferentes comunidades autónomas.

Otras propuestas del Ministerio

Una de las pocas propuestas que lanza el Ministerio y que todavía no está en Aragón es el Observatorio de Convivencia: “Es algo que venimos reclamando desde hace tiempo, al igual que existe en otras comunidades, pero nunca nos han hecho caso. Además, sería de gran utilidad tanto para descubrir y prevenir los casos de acoso escolar como los laborales”.

El estatal lleva constituido varios años, pero es ahora cuando se va a impulsar su uso. El objetivo es que asesore sobre situaciones referidas al aprendizaje de la convivencia escolar, elabore informes y estudios, haga un diagnóstico en materia de convivencia escolar y proponga medidas que ayuden a elaborar diferentes políticas estatales.

Otras medidas son la celebración de un Congreso Estatal (de convocatoria anual y con un presupuesto estimado de 20.000 euros); cursos de formación para el profesorado (que en Aragón también se están haciendo); la creación de la Red de escuelas ‘Tolerancia cero a la violencia’ y una aplicación de denuncia. Esta última ofrecerá la información necesaria para que “la víctima identifique lo que le pasa y, haciendo uso de la geolocalización, ofrezca información sobre los recursos de atención disponibles en la zona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *