Aletta Jacobs, la primera médica holandesa y feminista incansable

Cuando era pequeña, Aletta Jacobs decidió que quería ser médica, igual que su padre. Así empezó un camino para librar todos los obstáculos que enfrentaban las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX en los Países Bajos, desde las trabas para estudiar una carrera hasta lograr el voto femenino en su país. Google conmemora 163 años de su nacimiento con un doodle sobre esta feminista holandesa que perfeccionó el método anticonceptivo del diafragma.

Cuando era pequeña, Aletta Jacobs decidió que quería ser médica, igual que su padre. Así empezó un camino para librar todos los obstáculos que enfrentaban las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX en los Países Bajos, desde las trabas para estudiar una carrera hasta lograr el voto femenino en su país. Google conmemora 163 años de su nacimiento con un doodle sobre esta feminista holandesa que perfeccionó el método anticonceptivo del diafragma.

Aletta Jacobs nació el 9 de febrero de 1854 en la pequeña localidad de Sappemeer, y fue la octava de doce hermanos en una familia judía. En su pueblo, ninguna mujer había hecho estudios secundarios, pero ella aprendió idiomas en su casa y solía acompañar a su padre en sus consultas como médico rural. Así, en 1870 aprobó un examen que la certificaba como ayudante de farmacia y escribió al ministro de Educación holandés para solicitar permiso para estudiar en la Universidad de Groninga, según la web dedicada a su biografía alettajacobs.org. No solo lo consiguió, sino que en 1878, con solo 24 años, se convirtió en la primera mujer en convertirse en médica y un año después, la primera en obtener un doctorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *