a prenda desafía una forma de vida que prima la individualidad y que a lo largo de la historia ha ido desprendiéndose de embozos, velos y pañuelos. Lo social se impone hoy a lo individual y frena el narcisismo

Infobae.com.- El aterrador caso se tenía lugar en Barranquilla, en el gimnasio Cuadrilátero. Los peleadores usaban gatos para entrenar y los golpeaban hasta causarles la muerte. El caso despertó gran indignación en las redes

Un aberrante caso de violencia animal tuvo lugar en la ciudad colombiana de Barranquilla, donde gracias a denuncias ciudadanas se descubrió que en un gimnasio del norte de la ciudad se estaban usando animales como peras de boxeo, siendo golpeados hasta causarles la muerte.

Las denuncias se hicieron por medio de twitter y de los canales ciudadanos de medios como EL HERALDO, periódico local, en los que empezaron a circular imágenes de gatos muertos a puñetazos que habían sido dejados tirados en la calle.

Cuadrilátero es un gimnasio ubicado en el barrio La Concepción, en el norte de la ciudad, en donde cuatro boxeadores se habrían quedado atrapados por las medidas de la cuarentena que les impide salir. Dos de ellos continuaron sus entrenamientos y hoy son los principales sospechosos de este caso de maltrato animal.

La usuaria de Twitter Rosa Juliana Herrera Pinto fue una de las primeras en compartir las imágenes. Se trata de un video donde se ve a uno de estos boxeadores lanzando una caja de cartón afuera del gimnasio. En su interior se encontraban los cuerpos sin vida de dos gatos que habrían sido amarrados y usados como peras de boxeo.

Qué tipo de “nuevos talentos” del deporte se están formando ahí? Ante los ojos de cuál entrenador eso se avaló? Tomaron gatos como Tula de boxeo! Aquí se ve cómo uno de los “deportistas” saca una caja y la lanza, cuando se revisa su contenido se encontraron los restos de 2 gatos!” (sic), escribió la usuaria con gran indignación.

Por su parte, Hugo Berrío, administrador de Cuadrilátero, afirmó en otro video:“los que estaban viviendo acá es porque son lejos de aquí. Dos personas fueron homicidas de estos dos gaticos y ya se están tomando las medidas pertinentes sobre el caso” (sic).

El gimnasio también emitió un comunicado rechazando el maltrato a los animales y señalando que por años han colaborado con organizaciones de la ciudad dedicadas a su protección: “Cuadrilátero censura y lamenta los hechos sucedidos. El maltrato animal es inaceptable y no hace parte de nuestros valores como empresa. Desde que hubo conocimiento del caso se ha ordenado la investigación para imponer las sanciones disciplinarias a que haya lugar”.

Muchos ciudadanos, no obstante, rechazaron las declaraciones y las consideraron insuficientes ante la violencia y permisividad con la que se atentó contra la vida de los gatos asesinados.

Tras conocerse las denuncias las autoridades de la ciudad entraron en acción y se trasladaron al lugar de los hechos.

“Ante reportes ciudadanos, la Patrulla COVID hizo presencia en el gimnasio Cuadrilátero, donde hubo un caso de maltrato animal. Propietarios aseguran que el lugar permanece cerrado y desconocen cómo sucedieron estos hechos en su negocio”, afirmó la Alcaldía de Barranquilla por medio de sus redes sociales.

El alcalde, Jaime Pumarejo, por su parte, dijo que se llevará a cabo una investigación para esclarecer la responsabilidad de dos sospechosos y que en la ciudad no se tolerará ningún comportamiento que atenta contra la vida de cualquier ser vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *